Pasar al contenido principal

Los empresarios ¿enemigos?

Una definición básica de la palabra empresa señala que es una actividad que entraña esfuerzo y trabajo. Pero más aún, demanda de capacidad y ciertas habilidades para vencer diferentes obstáculos que siempre se presentan en el camino.
Ese concepto es válido para la gente de cualquier parte del mundo, pero en países como Bolivia es particularmente mucho más complicado ser un emprendedor de verdad, es decir aquel que con creatividad, con o sin capital, con esfuerzo y ciertas destrezas, crea una unidad empresarial con capacidad de generar y mantener en el tiempo fuentes de empleo formales y estables, a través de diversas actividades, como la prestación de algún servicio, la comercialización de un producto o la transformación de la materia prima.
Desde este medio, cuando comenzó a circular desde hace casi 12 años, hemos venido observando el comportamiento del Gobierno respecto al empresariado privado nacional y llegamos a manifestar en diferentes oportunidades que hay un distanciamiento, un enfriamiento e incluso, en palabras más duras, decíamos que hay un divorcio entre el poder público y el empresario boliviano.
Conocemos la línea ideológica del gobierno de turno, que habiendo comenzado su gestión en enero de 2006, ha sentado las bases, por un lado, para reorganizar un Estado empresario, pese a que en el pasado sufrimos experiencias negativas en el manejo de empresas estatales. Y, por otro lado, ha mostrado, a través de una serie de medidas, un favoritismo hacia las clases trabajadoras, llegando al punto de tener una legislación laboral muy proteccionista.
De esa manera, mientras por un lado el poder central ha puesto mayor énfasis en tener un Estado empresario fortalecido y favorecer a los trabajadores, por el otro lado ha sido muy duro con el empresariado privado.
En el caso de la banca privada, por ejemplo, impuso una serie de medidas y exigencias, como el pago de mayores impuestos, entre otras, mientras que al empresariado en general se le ha ido presionando cada vez más fuente con una dura fiscalización impositiva, con multas, incrementos salariales, pago de segundo aguinaldo, etc, etc.
Al hablar de este tema, es inevitable entrar al campo político, porque se escucha entre la gente del Gobierno que los empresarios en Bolivia tienen grandes ganancias, que deben ser compartidas con los trabajadores en forma más equitativa. Pero además, y aquí viene lo político, hay quienes consideran que el empresario es enemigo del actual régimen, por tanto, parecería que no conviene que estén bien.
Sin embargo, lo que no toman en cuenta aquellos que piensan así, es que la gran mayoría en el sector privado, está compuesta por micro, pequeñas y medianas empresas, de emprendedores que comenzaron de la nada o con muy poco capital, y que hoy hacen todos los esfuerzos para mantenerse en pie.
Da la sensación de que al Gobierno no le conviene que los empresarios estén bien, y como otra muestra de ello, es que sospechosamente aprobó una última medida que hace pensar en lo peor, la Ley de Empresas Sociales, por la cual aquellas empresas que estén en situación de quiebre, pasen a propiedad de los trabajadores.
Con estos elementos y muchos otros, los empresarios bolivianos están atravesando por una etapa muy adversa y, aunque es poco probable que el Gobierno cambie su forma de pensar respecto a ellos, no les queda otra que esforzarse y ser más creativos para seguir superando los obstáculos. Pero al mismo tiempo, hay sectores de la sociedad civil que esperan que el empresariado no sea indiferente y salga también en defensa de la democracia, manifestándose por el respeto al 21F.

Al hablar de este tema, es inevitable entrar al campo político, porque se escucha entre la gente del Gobierno que los empresarios en Bolivia tienen grandes ganancias, que deben ser compartidas con los trabajadores en forma más equitativa. Pero además, y aquí viene lo político, hay quienes consideran que el empresario es enemigo del actual régimen, por tanto, parecería que no conviene que estén bien.

LIBRE EMPRESA

En Portada

  • COCHABAMBA ENERGÉTICO
    Cochabamba, el mayor productor energético de Bolivia
    La “Llajta” se presenta en su aniversario, este 14 de septiembre, con una nueva vocación. Cuenta con una capacidad instalada de generación de 920,27 MW, que se incrementará a 1.737,15 MW hasta el año 2021. Cuando en la década de los años 60 del siglo pasado, Bolivia comenzó a pensar seriamente en...
  • cuadro
    Cochabamba, más alejada de su vocación productiva
    Una conducta errática, falta de dinamismo, medidas impositivas, crisis municipal, entre otras, han cambiado el recorrido de los diversos sectores que hacen al movimiento económico de la región. La Llajta parece haber abandonado su vocación productiva y se transforma, desde hace unos años, en un...
  • INDUSTRIAL DE BOLIVIA
    Cochabamba aún es la tercera región industrial de Bolivia
    Su aporte real tiene que ver específicamente con la generación de empleo, puesto que no están establecidas las consideradas grandes industrias. En el último decenio, el aporte de la industria ha caído en un punto porcentual. La relevancia de la industria cochabambina se mantiene, aportando con el...
  • ECONOMIA BANCA
    Banca regional con crecimiento matizado
    Crecen determinadas inversiones en algunos sectores, en otros no se produjo el repunte necesario y se espera que para el segundo semestre de 2019 haya alguna dinamización. Los primeros seis meses de este año estuvieron matizados por algunos aspectos específicos en el desarrollo de la región...
  • gastronomia
    La marca distintiva de la Llajta puede ser la gastronomía
    La cocina valluna se afirma cada vez más como un patrimonio para el desarrollo del departamento. Su potencial es enorme para atraer visitantes que buscan saborear nuevos y tradicionales sabores. Si bien para las grandes cuentas nacionales, la actividad gastronómica se encuentra cuantificada a...