Pasar al contenido principal

Una molotov a los sentidos…

Cuando pensamos en dar una pausa a la rutina y disfrutar de un descanso, es que asociamos este tiempo para mimarnos con el de relajar nuestros sentidos, pero… ¿de qué manera? Mirar una buena película, comer algún platillo especial, una visita a un spa, irnos a un lugar lejano y disfrutar de la naturaleza. En fin, hay muchas posibles opciones, pero, de hecho, existe un deleite que aglutina todo esto en un pequeño receptáculo de cristal…el vino.

Aunque no seamos expertos en saborearlo o describirlo, debemos tener algo claro: ser fieles a nuestras percepciones que nos transportarán a un mundo de sensaciones por medio de nuestros recuerdos.

Por eso, el simple hecho de mirar el color del vino en una copa es un estímulo que nos transporta a algún recuerdo especial, proveniente de la calidez del rojo ladrillo, pasando por el brillo carmesí delimitado por ribetes violáceos, reflejando la vitalidad de los tonos rosa y granate, que se fusionan con la alegría de los dorados y amarillos con reflejes verdosos; aglutinando todo en un brillo y limpidez que iluminan nuestro iris; y que provienen de una fruta tan noble y delicada.

Pasa muchas veces que nos emocionamos al sonido del descorche de una botella, pero más aún cuando sus aromas invaden y avivan nuestras percepciones; recuerdos como las de flor de violeta, moras y eucalipto indican que estamos cerca de un Tannat, aromas de cerezas, frutillas y grosellas nos avisan de la elegancia del Pinot Noir, el inconfundible toque de especies como la pimienta blanca y la canela apuntan a la robustez del infaltable Shyra. Todo en sinfonía de aromas a vainilla, chocolate y coco, que afirman la presencia de un prolongado descanso de barricas de roble.

Con toda esta información damos el mensaje a nuestro cerebro de lo que degustaremos, la primera impresión se muestra liberando toda la intensidad y la frescura de la fruta, tornándose cálida por la presencia de los taninos que acompañan el recorrido en la boca, que acarician nuestros recuerdos, mientras las papilas aprecian la untuosidad de sabores, con matices a madera y especies; creando una armonía de sabores que dejarán un recuerdo agradable, listo para una segunda copa.

No hay que ser un conocedor de vinos, sólo hay que dejarnos llevar por esos momentos en los que necesitamos evocar a la tranquilidad por medio de los colores, aromas y sabores; estas sensaciones que transformarán una copa de vino en una molotov a nuestros sentidos.

Por: Javier Beltrán G. - Sommelier

En Portada

  • Universidades, motores de desarrollo e innovación
    Las apuestas son diversas, las cuales comprometen a los centros de estudios superiores a trabajar por el desarrollo tecnológico y así avanzar hacia un futuro que ya ha llegado.   Texto: Monica Briançon Messinger Fotos: Cortesía   El futuro es hoy y para prosperar en un mundo emprendedor,...
  • La construcción no se rinde, Fancesa es la prueba
    El rubro de la construcción, al igual que otros, atraviesa por un momento de desaceleración económica, sin embargo, hay empresas que no aflojan en su empeño y buscan remontar la ola con importantes inversiones.   Texto: Monica Briançon Messinger Fotos: Cortesía de la empresa   Semejante a esos...
  • PIL, pasión por lo saludable
    Esta industria comprometida con el bienestar y con el crecimiento de la familia boliviana ahora busca desarrollar mercados en el exterior, generar empleos y una extensa cadena de valor. PIL Andina S.A. se constituye en una de las más importantes empresas de alimentos en Bolivia. Cuenta con...
  • TOYOTA
    El futuro automotriz llega a Bolivia con Toyota
    La tecnología híbrida del gigante japonés ha ingresado al mercado nacional. El nuevo Corolla 2020 está en Bolivia con una versión híbrida, que incorpora dos fuentes de energía, un motor eléctrico y otro a gasolina.   Invitada especial: Monica Briançon Messinger Fotos: Cortesía de Toyosa y Monica...
  • Su vida es pintar con vino
    Edgar Lizarazu Shiosaki, el boliviano que recorre el mundo asombrando con sus cuadros pintados con vino.   Texto: Luzgardo Muruá Pará   De niño rayaba las paredes, aun cuando aquello le suponía ardorosos chicotazos de su papá militar o reprimendas de su mamá profesora, hasta que esa obsesión...